«Una educación diferente». Eso es lo que proponen los expertos en sexualidad, que haya una asignatura de educación sexual en las aulas.

Según los resultados de los estudios, los expertos en sexualidad quieren que haya un cambio conforme a la necesidad de educar y formar según las necesidades del alumnado.

Se pretende olvidar el enfoque que hasta estos tiempos ha tenido la educación sexual en las aulas, siempre destacando los aspectos negativos, como transmisiones de enfermedades, contagios, embarazos no deseados…

La realidad es que se ha cuadriplicado las infecciones en estos últimos años. Ese dato es un indicativo de que algo no está funcionando como se preveía.

En mi opinión, se debería de recuperar la Educación para la Ciudadanía e incluir un apartado en esta asignatura, al menos en  Primaria, sobre educación sexual.

La educación sexual debería comenzar a impartirse a partir de 5º de Primaria hasta Bachillerato.

Debería ser explicada de forma didáctica, ya que algunos alumnos y alumnas,  a estas edades, son inmaduros a la hora de tratar diferentes aspectos.

No solamente basándose en ver los aspectos negativos, sino también en otros positivos  como: valores, igualdad de género,  diversidad sexual, discriminación, sentimientos, emociones…

A partir de sexto y en toda la etapa de Secundaria, se podrían informar mucho más a los alumnos.

Según un estudio, aprenden las cosas a través de Internet, con vídeos pornográficos, a partir de los 10 años, ellos en un 75% y ellas en un 50%.

Debería haber un consenso educativo para trabajar la educación sexual en las aulas sin tabúes.

En general, este es un tema tabú para muchos centros porque cada uno decide si trabajarlo o no.

Aunque está en el currículum de ciencias naturales la fisiología de los aparatos reproductores, muchos profesores obvian su explicación o trabajan los contenidos  muy brevemente.

Debería haber un consenso en Educación para que se trabajara de forma más amplia por su importancia la educación sexual en todos los centros, no  solamente una charla durante el año, sino una formación continua para el alumnado.

Por otro lado, pienso que la debería impartir en las aulas personas especializadas en la materia.

Aquellas personas que trabajan diariamente en hospitales o centros de salud que conocen como está la situación actual.

padreehijo

Los padres evitan los temas de sexualidad por vergüenza o miedo.

Ellos les pueden resolver sus dudas de forma muy clara, ya que están muy acostumbrados y formados para tratar con soltura los temas relacionados con la sexualidad.

Dar una versión profesional le daría una mayor importancia y respeto a la educación sexual que, muchas veces, tanto al profesorado como los padres y madres, no se atreven.

En ocasiones, se evita explicarle cualquier tema relacionado con la sexualidad por vergüenza o miedo.

Cada vez la edad de la pubertad se adelanta y los adolescentes, tanto ellas como ellos, buscan nuevas experiencias que piensan que van a ser igual que los vídeos que han visto para aprender.

Es necesario educar y preparar  para darles la oportunidad de tomar las decisiones adecuadas para cuando sea su momento de experimentar con sus cuerpos.

Conoce más artículos en mi blog personal