Saimon Cornejo explica su opinión sobre la nueva Ley Celaá y como afectará a las becas

Hace bien poco nos informaron sobre la reforma del sistema de Becas aprobadas por el Gobierno con la intención de hacer más justas las ayudas a los estudiantes. En esta nueva reforma se elimina el esfuerzo de alcanzar una nota, que las anteriores reformas de sistemas de Becas tenían, y se centran mucho más en el reparto de dichas Becas en las necesidades sociales que tiene cada uno basándose en la renta. Si hacemos una valoración de esta reforma tiene muchas cosas positivas pero habría que analizar muchas otras.

Esta reforma implica una mayor inversión en Educación para que muchos de los estudiantes que han sufrido sus familias la crisis económica del coronavirus o anterior a este periodo puedan acceder a estudios universitarios. Si se aprueban los Presupuestos serían unos 1900 millones de euros. Al valorar la propuesta se han centrando en el abandono escolar que estamos por encima de la media europea con un 17,3% frente al 10% europeo. Este dato aunque parece escandaloso es el más bajo desde hace años, se ha llegado hasta un 30%. El abandono escolar hay que tener en cuenta que tiene muchos factores y no solamente el económico. Las malas experiencias sufridas, bajo rendimiento académico, problemas de aprendizaje, baja autoestima… son entre muchas las causas del abandono. Esos problemas se producen muchas veces en la adolescencia. Creo que aquí está “el enquistamiento del paciente” y por muchas ayudas aún no se tiene solución a este fracaso. Se habla de reducir las desigualdades sociales. Muchos de los que abandonan es por ayudar a sus padres y la decisión la toman los propios hijos e hijas porque quieren ayudar a salir de esa situación en casa. Sacrifican sus estudios para poder comer y pagar gastos.

Hay que compatibilizar el esfuerzo con las becas. Si el alumno realmente quiere seguir estudiando, debe esforzarse para sacar la mejor nota.

Desde mi punto de vista si se quiere ayudar a los estudiantes que tienen problemas económicos me parece estupendo pero es imprescindible un esfuerzo. Para qué bajar la nota a un 5. Cuando una persona quiere obtener algo se esfuerza. Eso sí, que lo deberían inculcar en todas las escuelas. Si una persona quiere realmente estudiar va hacer lo que sea para conseguirlo y sacarlo todo adelante, como cualquier adulto que se hipoteca 25, 30 o 40 años para tener una vivienda. Muchas personas se han costeado los estudios realizando trabajos precarios con unos horarios abusivos que son consentidos por los gobiernos y las administraciones. Yo mismo tuve que costearme los estudios, con el dinero que obtenía jugando al fútbol (algo que adoraba) y estudiaba a la vez. Valoro el esfuerzo realizado en aquella época, pero por eso no me siento diferente a los demás. Muchas de mis compañeras de Universidad estaban en la misma situación que yo,  trabajaban todas por la mañana, para poder pagarse los estudios. Las que más valoro desde luego  son aquellas personas que en edad adulta se sacan un título (cada vez hay más) teniendo familias que mantener, trabajando y estudiando a la vez. Muchas de ellas sin ningún tipo de ayuda económica solamente su voluntad por mejorar.  Eso sí que es un merito.

Debemos buscar la excelencia en el alumnado, y no la mediocridad.

Otra cuestión a debatir es cuándo llega la Beca. Uno de los mayores problemas  que deja en evidencia a nuestra Administración.  Para poder acceder a estudios universitarios los costes son elevados para las familias. Muchas veces las Becas llegan demasiado tarde a mediados de curso. Las personas con renta baja que quieren continuar sus estudios, deben de adelantar un dinero que no tienen ni ellos ni sus familias o hacer préstamos que pagarán unos intereses, sin saber si se les aprobará la Beca que han solicitado. El sistema de tramitación de Becas debería de dar una resolución en pocos días a la matriculación a los estudiantes con una renta muy baja para el cobro integro de la misma a los pocos. Es primordial crear un sistema más ágil o aportar más recursos personales para la eficiencia de este proceso. Los estudiantes con rentas bajas también deben de acceder a unos traslados y residencia. Si solamente se les concede la Beca de la matrícula que no es la completa, el abandono va ser casi asegurado.

Yo creo en la cultura del esfuerzo, nadie te va a regalar nada en esta vida. Todo requiere esfuerzo Cuando una persona consigue sus objetivos y le ha costado mucho esfuerzo de conseguir valora mucho más todo lo que consigue.